Pueblos indígenas de Guatemala contribuyen a la conservación de la biodiversidad

Según el “Diagnóstico para el Manejo y Conservación de Recursos Naturales en Tierras Comunales”, en nuestro país existen 1 mil 200 casos de tierras comunales que contribuyen a la conservación de la diversidad biológica y a la generación de servicios ecosistémicos.


El Día Internacional de los Pueblos Indígenas se conmemora cada 9 de agosto por establecimiento de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas desde el 23 de diciembre de 1994. En Latinoamérica conviven 522 pueblos indígenas, de los cuales 24 habitan en Guatemala: 22 de origen maya, un xinca y un garífuna.

 

Guatemala es un país megadiverso. Foto: Jorge Castañeda - CONAP


Las tierras comunales son aquellas en las cuales un grupo social determinado o comunidad, comparte derechos de propiedad, posesión o tenencia y son propiedad de comunidades indígenas o campesinas como entes colectivos.


Como ejemplo de la conservación y uso sostenible, se pueden citar numerosos ejemplos de áreas protegidas y pueblos indígenas. Una de ellas es el Monumento Natural y Cultural Volcán y Laguna de Chikabal en Quetzaltenango, un sitio sagrado en la cosmovisión Maya y donde anualmente se celebra la Ceremonia de Rogativa por la Lluvia, 40 días después de Semana Santa.


“Los pueblos indígenas son el principal socio de la conservación porque mantienen y enarbolan las tierras comunales como modelo del buen vivir”, afirmó el secretario ejecutivo del CONAP, ingeniero Benedicto Lucas.


Otro caso se da en la Reserva Natural Privada Corazón del Bosque, ubicado en Santa Lucía Utatlán, Sololá, el cual pese a estar declarado bajo la figura de una reserva natural privada es gestionada colectivamente por una asociación comunitaria K’iche.

 

Mirador en Chawitz de los Pérez, Todos Santos Cuchumatán. Foto: Jorge Castasñeda - CONAP


Al norte del país, bajo otro modelo de gestión, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), tiene concesionadas alrededor de 500 mil hectáreas de bosque a comunitarios adscritos a la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP), en la Reserva de la Biosfera Maya.


Por aparte, hacia el occidente del país, Los 48 Cantones en Totonicapán, han conservado los bosques desde hace 194 años, protegiendo 11 mil 377 hectáreas en el pico más alto de la Sierra Madre, hábitat del Pinabete (Abies guatemalensis), entre otras especies.


El CONAP destaca la invaluable labor de los pueblos indígenas en la conservación de los recursos naturales a través de los conocimientos ancestrales.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Joomla Tutorials for Beginners